Podemos hacer del COVID-19 la última pandemia?

En el año 6 de la era cristiana, un incendio devastó a Roma. En respuesta, El emperador Augusto hizo algo que nunca se había hecho en la historia del imperio. Creó un equipo permanente de bomberos que usaban baldes como este. Augusto comprendió que las personas por sí solas no pueden protegerse de los incendios. Necesitan la ayuda de la comunidad. Cuando la casa de una persona está en llamas, eso causa un riesgo para las casas de los demás.

Estos últimos años han sido como un horrible incendio global. La pandemia del COVID ha matado a millones y ha volcado economías, y queremos evitar que eso vuelva a suceder. COVID, es difícil exagerar lo horrible que ha sido. Ha incrementado las desigualdades sanitarias entre los ricos y los pobres. Sobrevivir dependía parcialmente en tus ingresos, tu raza, el vecindario en el que vivías. Y por eso deberíamos aprovechar esta oportunidad para crear un mundo donde todos tienen una oportunidad de vivir una vida sana y productiva. También una vida libre del miedo al siguiente COVID-19.

Bill Gates en el 2015 advirtió que no estábamos preparados para enfrentar una pandemia, teníamos que prepararnos y no lo hicimos.

Así que ahora deberíamos de considerar sus palabras, espero que hayamos aprendido. Durante esta pandemia, muchas cosas funcionaron bien, y otras no tanto, pero todos debíamos contribuir a la prevención.

El COVID-19 puede ser la última pandemia si tomamos las medidas adecuadas. ¿Cómo?, ¿cuáles son esos pasos?

Volvamos atrás y veamos lo que hicieron los romanos. Piensa en cómo, con el tiempo, nos hemos vuelto buenos en la prevención de incendios grandes. La prevención de incendios es una especie de cosa omnipresente. Está bien financiado. Está bien entendido. Si una alarma sonara ahora mismo, todos aquí sabrían que se supone que debemos reunirnos tranquilamente, salir y esperar instrucciones. Sabríamos que la ayuda vendría en camino porque tenemos muchos bomberos entrenados que practican. Los Estados Unidos, por ejemplo, tiene casi nueve millones de bocas de incendio. Tienen helicópteros para meterse exactamente en la zona cero (herramientas correctas). Y esto es lo que debería suceder cuando un brote es detectado. Y por eso ese tipo de inversión, ese tipo de práctica, ese tipo de sistema es lo que necesitamos para detener pandemias.

Pero si hablamos de pandemia, no tenemos ese equipo, no tenemos esos recursos. Y si un brote tuvo lugar en un país de bajos recursos, literalmente podrían pasar meses antes de actuar, controlar y orquestar los recursos necesarios.

Así que a pesar de lo que ves en las películas, no hay ningún grupo de expertos preparados para prevenir otro desastre. Bill Gates  recomienda crear un equipo nuevo, una Global Epidemic Response and Mobilization (GERM), cuya única prioridad es prevenir pandemias y formado por un diverso conjunto de especialistas con muchos ámbitos de experiencia diferentes: epidemiólogos, científicos de datos, expertos en logística, no es solo conocimiento científico y médico.

El costo de un equipo así es significativo. Se habla de más de un billón al año. Su misión es detener los brotes antes de que se conviertan en pandemias. El trabajo sería coordinado por la Organización Mundial de la Salud. Estarían presentes en muchas localidades al rededor del mundo, estacionados en agencias públicas de salud. Por ejemplo, miembros de GERM deberían trabajar en el África y harían simulacros, de forma que se asegura que todos saben qué hacer y realmente puedes detener la propagación.

En esta epidemia, si hubiéramos sido capaces de detenerla dentro de 100 días, podríamos haber salvado más de 98% de las vidas. Ahora, tuvimos países que hicieron un buen trabajo. Australia es un ejemplo. Ellos orquestaron la capacidad de diagnóstico. Ellos inventaron las políticas de distanciamiento y las políticas de cuarentena. Y por eso su tasa de mortalidad total per cápita sería mucho menor que una décima parte de otros países.

Cuando el COVID nos golpeó, éramos casi como Roma antes de que ellos tuvieran baldes de incendio y bomberos. No teníamos la gente, los sistemas o las herramientas que necesitamos. Ahora, con las inversiones correctas, podemos tener toda una nueva generación de herramientas, mejores diagnósticos, terapias y vacunas. Necesitamos que los gobiernos sigan haciendo inversiones en herramientas de diagnóstico y herramientas de bloqueo de infecciones. También deben seguir trabajando en vacunas, ojalá alguna vez se haga una campaña de vacunación global, de esta forma las vacunas jugarán roles diferentes, pero no el rol primario.

Las vacunas fueron el milagro de esta epidemia. Salvaron millones de vidas, pero pueden ser mucho mejores. Necesitamos que los gobiernos trabajen en vacunas de amplio espectro, así funcionarían en contra de la mayoría de las variantes emergentes, y además crear las suficientes para el mundo entero, logrando una mejor equidad.

En resumen, estoy de acuerdo al planteamiento de Bill Gates, de invertir en tres grandes áreas: Monitoreo de enfermedades, las herramientas de detección, y finalmente, y la más cara, es mejorar los sistemas de salud. Esto no será barato, pero salvará vidas.

El costo de prevenir la siguiente pandemia será de decenas de miles de millones de dólares o euros. Pero si lo comparamos con las cifras del FMI, el cual estima que el COVID ha costado alrededor de 14 trillones de dólares, con menos millones salvaríamos más vidas. Además, se reducirán las brechas de la equidad sanitaria que es gigantesca entre los países ricos y pobres. Si tomamos las medidas adecuadas, podemos hacer que el COVID-19 sea la última pandemia, y podemos crear un mundo con mejor salud y más equitativo para todos. Seguimos conectado/as! Abrazo de alas!🦋.

Basado en la conferencia de Bill Gates.

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

 🦋Si te ha gustado este contenido, dale me gusta y sígueme! 😊 Además usa los botones abajo para compartir con tus amigos en las redes sociales! 💕

Si quieres dejar tu opinión, recuerda que siempre sea de firma positiva y con respeto. Por el contrario, cualquier opinión agresiva, conductas o expresiones que vayan en contra del respeto, la dignidad, o constituyan injurias o calumnias será bloqueado, y denunciado a las Autoridades conforme a lo previsto artículo 208 del Código Penal Español. El delito de injurias se prevé una pena de multa que oscila entre 3 y 14 meses y para las calumnias la pena será de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 6 a 24 meses.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s