Escuchar a los demás

Escuchar a las personas parece muy sencillo, pero a menudo se puede ver y sentir la falta de empatía de muchas personas, si bien es cierto el trato con los demás es un tema muy complejo, porque en las relaciones humanas existen muchos factores. No obstante, es muy importante ser compasivo, es decir, hay que ser más cálido, y esto no es más que razonar acerca del valor y los beneficios prácticos de la compasión, así como reflexionar sobre los sentimientos de las personas cuando somos amables con ellas. Eso en cierto modo, para desarrollar más compasión, creo que la empatía es un factor importante. La capacidad para apreciar el sufrimiento del otro.

Tradicionalmente una, de las técnicas budistas para acrecentar la compasión consiste en imaginar una situación en la que una persona querida sufriera o pasara por una situación trágica para luego imaginar cómo responderías a ello. De esta forma se puede intentar acrecentar la compasión tratando de establecer empatía con el sentimiento o la experiencia de otro.

De esta forma, empatizáremos por ejemplo, con aquellas personas que quizás se encuentran en la calle sin un hogar, pidiendo dinero, y que a veces la mayoría de las personas tan siquiera es capaz de mirar.

Ahora bien, a veces no es necesario ni siquiera poner un ejemplo como el anterior, a veces con mirar en nuestro lugar de trabajo es suficiente, cuando vemos que quizás un compañero de trabajo, un jefe o superior es incapaz de mostrar empatía para con los demás.

En este contexto, te invito a que sea tu impulsor del cambio, escucha a la gente y la gente te escuchará. ¿Cómo puedes practicar esto?

Calma tu voz interna

Este punto es esencial. Si realmente deseas escuchar al otro, debes acallar tus pensamientos. Si lo que más te importa es qué vas a decir tú, es imposible que exista una genuina escucha activa.

Enfócate totalmente en la otra persona y lo que quiere decir.

Usa motivadores mínimos

Mediante el lenguaje corporal y verbal puedes mostrarle a alguien que mantienes la atención en lo que está diciendo.

Lenguaje corporal: afirmar con la cabeza, mirar a la persona a los ojos, inclinarse hacia adelante, expresiones faciales.

Lenguaje verbal: “entiendo”, “sí”, “muy bien”, algunas   varían según el país: “vale”, “ok”, “listo”.

O a veces es tan sencillo como que no le prestes atención a tu móvil mientras alguien esta delante de ti haciendo una presentación, recuerda que en algún momento tú también estarás allí (liderando alguna reunión).

Haz preguntas abiertas

Hacer preguntas relevantes sobre lo que está diciendo el hablante es una muestra más de que prestas atención y te interesa lo que dice.

Es preferible que las preguntas sean abiertas: ¿puedes decirme más sobre eso?, ¿cómo lograste hacer o avanzar en…?, ¿qué sucedió entonces?

Evita preguntar directamente por qué, pues puedes poner a la defensiva a tu interlocutor: ¿por qué no hiciste eso?

Refleja lo que escuchas

Una técnica usual en negociaciones y conversaciones difíciles es reflejar lo que dice la otra persona. Esto no solo hace que la otra persona se sienta escuchada, sino que la motiva a seguir hablando. Por ejemplo, si alguien dice “estoy cansado de que el departamento de Legal siempre tarde varios días en responderme”, puedes decir: “¿siempre se tarda varios días?”

Etiqueta las emociones

Cuando lo que dice la otra parte implica emociones subyacentes intenta etiquetarlas diciendo frases como “parece que eso te molesta”, “se te ve frustrado”, “te noto preocupado”. Incluso cuando la etiqueta sea equivocada, la respuesta ayudará a detectar las emociones, y luego deja que la otra persona hable, y si esta en tus manos, ayuda a canalizar una solución.

Busca un “es correcto”

Antes de persuadir o cambiar la forma de pensar de alguien, esa persona debe sentir que es comprendida. Luego de escucharla, haz un resumen de su posición usando etiquetas emocionales y parafraseando lo que dijo. Tu meta es que esa persona conteste “es correcto”. Cuando tu interlocutor dice “es correcto” siente que ha evaluado lo que dijiste y que, libremente, ha decidido que es correcto.

Ten cuidado, no es lo mismo “es correcto” que “tienes la razón” o “sí”. “Tienes la razón” puede sentirse como una imposición de tu opinión. “Sí” muchas veces se usa como un mecanismo para salir de una situación, sin comprometerse realmente.

Para terminar, un consejo final, personalmente siempre me acerco a los demás en el terreno básico que nos es común, es decir, todos tenemos una estructura física, mental y emocional. Al mirar a los demás desde esa perspectiva, en lugar de percibir diferencias secundarias, como el hecho de que sea de otro país, o que tenga unos antecedentes culturales diferentes, experimento la sensación de estar enfrente de alguien que es exactamente igual que yo. Creo que relacionarse con una persona en ese nivel facilita el intercambio y la comunicación. Además, mantener una actitud mental abierta y honrada también nos ayuda.

🦋Si te ha gustado este contenido, dale me gusta y sígueme! 😊 Además usa los botones abajo para compartir con tus amigos en las redes sociales! 💕

Si quieres dejar tu opinión, recuerda que siempre sea de firma positiva y con respeto. Por el contrario, cualquier opinión agresiva, conductas o expresiones que vayan en contra del respeto, la dignidad, o constituyan injurias o calumnias será bloqueado, y denunciado a las Autoridades conforme a lo previsto artículo 208 del Código Penal Español. El delito de injurias se prevé una pena de multa que oscila entre 3 y 14 meses y para las calumnias la pena será de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 6 a 24 meses.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s