Problema de Inmigrantes o Indiferencia?

En una entrevista concedida al Diario Español “El País” el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi aboga por poner en perspectiva las crisis migratorias en Europa, en particular la que afecta a las islas Canarias, que ha recibido a casi 25.000 personas en los últimos 13 meses. Grandi estuvo en Madrid hace un par de semanas tras haber estado en Costa Rica y antes en Colombia, donde acompañó al presidente Iván Duque en su anuncio sobre la concesión de un estatuto de protección temporal a inmigrantes venezolanos en el país (un millón de ellos indocumentados). Durante la visita indicó que el ACNUR afronta situaciones con millones de personas, en Europa 1.000 llegadas de migrantes y refugiados de África occidental son clasificadas como “una crisis”; no obstante, en algunos países, desgraciadamente, es el día a día como es el caso de Colombia, donde ocurren grandes entradas desde Venezuela, aproximadamente unas 1.000 diarias.

Este post es para exhortar a cada uno de ustedes a sensibilizarse con esta situación, a veces, aunque creemos que no podemos prestar apoyo, porque no estamos en la recepción y la organización de campamentos, resulta que, si podemos hacer, promoviendo la recolección de alimentos, ropa, promoviendo la revisión de las leyes vigentes, y si no, al menos dejando de ser indiferentes…

Por ejemplo, el año pasado de las 23.000 llegadas a Canarias solo se registraron 4.000 solicitudes de asilo en las islas, pero ya no solo es la solicitud, sino que del total de solicitantes de asilo, los que finalmente logran el estatus de refugiado en España son un porcentaje MUY BAJO. Eso sin hablar de lo engorroso que es en sí mismo el proceso, y porque CREO QUE UN MAYOR NÚMERO DE PERSONAS MERECE EL DERECHO.

Fuente: Save the Children.

Generalmente al leer esto la mayoría de las personas pensaran que este tipo de personas “son una carga” u otra razón que he escuchado “nos vienen a quitar el empleo y a colapsar la sanidad pública”. Antes de entrar a hacer una reflexión de estos argumentos, quiero dejar unas cifras o noticias:

  • Según el último balance publicado en marzo de 2020 por la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), al menos 384.000 personas murieron en Siria, entre ellas más de 116.000 civiles, desde que estalló la guerra en ese país en marzo de 2011.
  • Yemen es otro lugar que la mayoría de los que lean este post desconoce hasta su ubicación geográfica. Es una península Arábiga donde la población se encuentra al borde del abismo, sufre la peor epidemia de cólera de la era moderna y la mayor hambruna conocida desde hace muchas décadas. Estas personas necesitan desesperadamente ayuda humanitaria, aun cuando no suscitan el mismo interés que los perjudicados por la guerra civil de Siria.
  • La semana pasada el Gobierno de Colombia a decidido otorgar un estatus de protección temporal de 10 años a los migrantes venezolanos en el país. Casi seis millones de venezolanos han dejado su país en los últimos años (yo incluida, aunque me acompañaron otras razones, que quizás puedo contarles en otro post). ¿Cómo se puede revertir la situación en Venezuela? Yo espero que no sea una solución militar, porque eso derramaría mucha sangre, y es mi país, allí tengo amigos y familia. Considero que la solución esta entre los venezolanos y debería ser política con apoyo de actores internacionales que influyan en la buena dirección para que se resuelva la tensión entre el Gobierno y la oposición, porque si no el éxodo va a continuar.
  • La mayoría tampoco conoce los movimientos migratorios y la situación de los refugiados de América central. Estoy hablando de la frontera con México, y en especial a Honduras, Guatemala y El Salvador. Esto por su puesto, impacta a Estados Unidos, y será la nueva Administración de Joe Biden quien deberá tomar decisiones, las cuales espero que sean más humanas que las de Trump, en donde se separaron miles de niños mexicanos de sus padres o madres, deportando o encarcelando a los padres y dejando en campamentos de militares a los niños, con no más que una colchoneta y dos comidas al día.

Ahora bien, analizando las dos (2) expresiones que suelen escucharse en relación a los migrantes: “son una carga” o “que vienen a quitarnos el empleo y a colapsar la sanidad pública”, quisiera pedirles que antes de hacer o repetir este tipo de comentarios, cada uno de nosotros repasemos nuestra propia historia, y además recordemos que las economías son cíclicas, unas veces estamos en abonanzas y otras en crisis.

Si repasamos la historia, en una época fue totalmente al revés, fueron los españoles quienes fueron mayoritariamente a Argentina y a mi país Venezuela. En su momento el bolívar incluso llego a valer más que el dólar.  Específicamente, la emigración española a Venezuela comenzó en el siglo XIX, cuando gran cantidad de canarios decidieron iniciar una nueva vida en una tierra de parecidas características naturales. La gran oleada de españoles se produce en el último siglo, después de la guerra civil española, que trajo como consecuencia una primera llegada de exiliados españoles por motivos políticos, y otra segunda, la más importante en número, desde finales de los años cuarenta y durante toda la década de los cincuenta, motivada por la grave situación de penuria económica que atravesaba España en esos años.

En su gran mayoría se trataba de jóvenes o personas de mediana edad, con un cierto grado de preparación profesional, y que llegaban a un país que necesitaba mano de obra en muchos sectores económicos, debido a que aquellos años ya se había producido el impacto petrolero y Venezuela era uno de los países con mayor proyección hacia el futuro de toda la región.

Los datos registrados (2007) en el Consulado español registran una cifra de 207.692 españoles inscritos. Sin embargo, se estima que el número real de emigrantes es superior a esa cifra, por cuanto muchos españoles no actualizaron sus documentos o perdieron la nacionalidad y no han optado todavía por su recuperación. Teniendo en cuenta la edad de muchos de los emigrantes cuando salieron de España, una parte de ellos se encuentra ahora en el umbral de la jubilación.

Para ser más exactos, entre 1948 y 1961, ingresaron a Venezuela 920.000 inmigrantes, principalmente españoles, italianos y portugueses, cuando el país apenas contaba con entre 5 y 7 millones de habitantes. Ya para el siglo XX, la población española ocupa el segundo lugar entre los migrantes, ya que en sus inicios vivan entre 205.000 a 310.000 españoles, pero se estima que la población ascendió a más de 3 millones entre canarios, gallegos y vascos (cifras del Instituto Nacional de Estadísticas de Venezuela del año 2016, también disponibles en Wikipedia).

Una vez hecha esta pequeña reseña, podríamos reflexionar entonces acerca de:

  • Según el Instituto Nacional de Estadística de España residen poco mas de 350 mil venezolanos en el país, siendo la población total de España aproximadamente 47 millones de habitantes. La población de españoles en Venezuela como cite antes llego a ser aproximadamente de 3 millones sobre un total de 34 millones de habitantes. ¿Si comparamos estas cifras, qué país albergó a más migrantes? Y créanme que a ningún español se le negó una residencia, un permiso de trabajo o una cedula de identidad.
  • Ser una carga? Españoles y venezolanos hablamos el mismo idioma, y la gran mayoría de los venezolanos tiene buena preparación académica, por tanto, el estado español jamás deberá emplear recursos para educación.  Un estudio de 2016 elaborado por Pew Hispanic Center de EE.UU. señaló que los venezolanos tienen el más alto nivel educativo entre los hispanos y los estadounidenses en general. La investigación señala que más de la mitad de venezolanos en Estados Unidos, cuenta con una licenciatura o nivel universitario superior frente al resto de los hispanos que residen en dicho país.
  • Sobre la expresión “nos vienen a quitar el empleo (…)” creo que quien emigra sea de Siria, Yemen, Guatemala, Venezuela, etc., no ha dejado a su familia, sus amigos, sus costumbres y su país por querer ir a quitarle un trabajo a otro…. Espero que la realidad comentada unos párrafos mas arriba haya servido para desmentir esta errada y deshumanizada idea.
  • Sobre la expresión “(…) y vienen a colapsar la sanidad pública”, creo que es totalmente contradictorio, porque la mayoría de los migrantes somos jóvenes o venimos en edad productiva, venimos a contribuir, estamos (gracias a Dios) sanos, por cuanto difícilmente colapsaríamos la sanidad. Al contrario, pagamos IRPF y SS, contribuyendo con esta última a la hucha, donde por razones obvias no vamos a disfrutar de ninguna jubilación.

Como les dije al inicio, este post está escrito con la intención de exhortar a cada uno de ustedes a dejar a un lado la indiferencia ante el dolor de seres humanos que merecen las mismas atenciones y tienen los mismos derechos que cada uno de nosotros, que sienten nuestras mismas necesidades, que tienen hijos, que tienen padres, familias, que sufren un inmenso dolor.  

Este post es un llamado a que te atrevas a mirar tu alrededor, y seamos más conscientes, reflexionemos sobre cuando perdimos la sensibilidad, la bondad y la humanidad, quizás sea por el estrés o la rutina, o fue porque siempre mantuvimos cerramos selectivamente nuestros ojos y oídos, para ver y escuchar sólo lo que nos conviene. Actualmente, estamos atrapados con noticias de la pandemia y de las vacunas, o sobre las guerras de poderes, y volvemos a ser indiferente a la realidad de muchos migrantes… Por favor, no seas indiferente, recuerda que nuestro progreso o abundancia no viene dado por unirnos a quienes más tienen, viene si damos lo suficiente a aquellos que tienen poco. Y para finalizar te regalo una frase de William Shakespeare:

“hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos la mano y uno delante de otro”.

 🦋 Si te ha gustado este contenido, dale me gusta y sígueme! 😊 Además usa los botones abajo para compartir con tus amigos en las redes sociales! 💕

Si quieres dejar tu opinión, recuerda que siempre sea de firma positiva y con respeto. Por el contrario, cualquier opinión agresiva, conductas o expresiones que vayan en contra del respeto, la dignidad, o constituyan injurias o calumnias será bloqueado, y denunciado a las Autoridades conforme a lo previsto artículo 208 del Código Penal Español. El delito de injurias se prevé una pena de multa que oscila entre 3 y 14 meses y para las calumnias la pena será de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 6 a 24 meses.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s