Guía de fortaleza emocional en tiempos difíciles

La Organización Mundial de la Salud define la salud mental como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar los retos normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera, y es capaz de contribuir en su comunidad”. Para ocuparnos de nuestra salud mental, debemos cuidar nuestra mente y emociones. Tu estado emocional ante las situaciones depende de ti. Depende de tu capacidad psicológica para afrontarlas, de tu FORTALEZA EMOCIONAL. Tu Fortaleza emocional se puede desarrollar, y para hacerlo de nada te van a servir de nada leer los consejos y técnicas que te dejo en este post, lo que verdaderamente te va a ayudar es ponerlos en práctica!!! La clave es generar hábitos de pensamiento y acciones que te fortalezcan emocionalmente, y eso sólo se consigue poniéndote en marcha.

En mi opinión, lo principal es CONOCER NUESTRAS EMOCIONES, ya que una vez que identifiquemos las emociones que sentimos o que les ponemos un nombre las cosas pueden mejorar. En el ambiente científico a esta habilidad se le llama granularidad emocional. Cuando sentimos una emoción, sobre todo desagradable, es normal que actuemos de manera inconsciente tratando de aliviar la molestia o dolor que nos produce. Si esta emoción es recurrente, podemos generar un patrón de respuesta o hábito, que puede no ser la forma más constructiva de lidiar con la situación. El problema es que si nuestra granularidad emocional es limitada, podemos confundir, por ejemplo, tristeza con hambre. Y comer para aliviar la tristeza quizás no sea un hábito muy constructivo. Hay diferentes formas de regular nuestras emociones. Algunas son más constructivas, como reinterpretar una situación difícil como una oportunidad para crecer; y otras son menos constructivas, como comer compulsivamente para aliviar la tristeza.

ACTIVIDAD # 1

Piensa si en los últimos tres días sentiste alguna de las siguientes emociones, utiliza la tabla que te dejo en la imagen que se muestra a continuación para identificarlas. Analiza recurrentemente el impacto de las emociones en tu vida. Cuando más las conozcas, más inspirado te sentirás para trabajar con ellas. De las emociones que anotes en tu lista / tabla, elige la que te causa más problemas. Posteriormente, imagina por un momento cómo sería tu vida si esa emoción desapareciera.

Posteriormente, RECONOZCO MI REALIDAD… Definitivamente nuestra realidad ha cambiado. Por un lado las rutinas diarias se han modificado, en muchos casos de manera abrupta y sin posibilidad de prepararnos. Debemos pasar mucho más tiempo en casa, por ejemplo, teletrabajando o cumpliendo cuarentena, lidiando con las numerosas nuevas dificultades. Por otro lado, estamos enfrentando una pandemia sin precedentes en la historia. A diario nos inundamos de noticias de todo tipo, unas verdaderas y otras falsas, optimistas y pesimistas, objetivas y subjetivas, especulativas y sustentadas, personales y consensuadas, etcétera En este contexto, sentir angustia, ansiedad, estrés, miedo, incertidumbre o frustración es completamente normal. Hasta diríamos sano. Estas emociones nos transmiten el mensaje de que algo está pasando y debemos estar atento. Sin embargo, si estas emociones están fuera de control nos pueden hacer actuar de maneras poco constructivas, como paralizarnos de terror, experimentar ansiedad, ataques de pánico, etc.

ACTIVIDAD # 2

Ahora te propongo que investigues y explores cómo es tu nueva realidad, tanto externa como interna. Esta exploración nos servirá como base para que más adelante trabajemos con las situaciones que nos causan malestar, conflictos y problemas.

Cuenta una fábula que un día un hipopótamo estaba bañándose en un lago cuando, de repente, perdió su ojo. Desesperado, comenzó a girar y agitar las patas mientras gritaba “¡mi ojo, he perdido mi ojo!”. El lodo del lago empezó a revolverse y los pájaros, los monos y los peces que querían ayudarlo le gritaban: “¡PARA! Si no paras no podemos ver dónde cayó tu ojo y no podemos ayudarte”.

A menudo tenemos tantas responsabilidades, tareas pendientes, pensamientos y emociones que nos parece muy difícil parar. Sin embargo, si no nos damos la oportunidad de hacer pausas de manera consciente actuamos en piloto automático, arrastrados por nuestros hábitos. Además, así como el lodo enturbiaba el agua en la fábula del hipopótamo, la agitación interna nubla nuestra capacidad de ver las cosas y pensar con claridad.

Las emociones nos alertan, se activan cuando interpretamos que está ocurriendo algo importante para nuestro bienestar. Lo hacen a través de dos componentes: lo que sentimos en el cuerpo y lo que pensamos. En el cuerpo hay cambios, por ejemplo, la liberación de ciertas hormonas o la aceleración del ritmo cardíaco, que producen sensaciones corporales como mareo, temblor, estómago apretado, energía en los brazos, etcétera. Haciendo un paréntesis, ten cuidado de las enfermedades emocionales, si has escuchado este termino y quieres aprender un poco más te invito a leer mis post https://atomic-temporary-127928292.wpcomstaging.com/2020/03/15/enfermedades-emocionales/ y https://atomic-temporary-127928292.wpcomstaging.com/2020/10/19/como-las-emociones-afectan-nuestra-salud/.

Por otro lado, en la mente surgen numerosos pensamientos que intentan darle sentido y coherencia a lo que nos está pasando. Estos dos componentes dan lugar a una conducta, lo que hacemos o decimos, y que está inconscientemente dirigida a aliviar el dolor o malestar que produce la emoción. Cuando, por ejemplo, en un ataque de ira le gritamos a otra persona, esta conducta está orientada a aliviar la tensión y la incomodidad interna que nos provoca la situación. La interpretación que hacemos de la situación y que desencadena la emoción no siempre es objetiva. Depende de nuestras experiencias pasadas, socialización y formas de interpretar el mundo. Esto puede quedar más claro si pensamos que diferentes personas reaccionan de diferentes maneras cuando enfrentan una misma situación. Por lo tanto, identificar los pensamientos que acompañan a una emoción es la base para intervenir sobre ellos y modificarlos adaptándolos o transformándolos a un hábito más saludable.

ACTIVIDAD # 3

La ultima actividad que te dejo en el día de hoy, es continua, requiere de que empieces a diario desde acciones esenciales, pasando por cuidar tus pensamientos y cuidar tu dialogo interno. Para empezar, cuando me refiero a ACCIONES ESENCIALES, se trata de que en situaciones anormales, como es la actual pandemia por el Covid-19, es necesario realizar acciones que estamos habituados hacer para dar sensación de normalidad y procurarnos tranquilidad y sensación de control. Para ello, existen cuatro (4) hábitos que puedes adoptar:

HÁBITO #1 – MANTENER HORARIOS Y RUTINAS ESTABLES: fomenta el sentido de seguridad y predictibilidad, tan importante en estos momentos.

HÁBITO #2- HIGIENE PERSONAL Y VESTIMENTA: como si fuera un día “normal”, deja de lado el pijama, te ayudará a sentirte mejor, y no descuides tu higiene personal.

HÁBITO #3 – HACER EJERCICIO A DIARIO: ahora más que nunca hay que mantener nuestro cuerpo activo y cuidado. Además, te ayudará a reducir los niveles de ansiedad, mejorar tu estado anímico y descansar mejor.

HÁBITO #4 – ATENDER LOS TEMAS “PENDIENTES”: esos para los que nunca tienes “tiempo”, ahora lo tienes. Hacerlo reforzará tu percepción de autoeficacia.

Lo siguiente que te recomiendo es CUIDAR TUS PENSAMIENTOS, lo importante no es lo que nos pasa, sino la respuesta y actitud que tomamos frente a lo que nos pasa. Tus interpretaciones y pensamientos sobre las situaciones es lo que genera cómo te sientes. En general, hay muchísimas cosas fuera de tu control, y ahora aún más, esas entrégaselas a Dios. Tu, céntrate en aquello sobre lo que puedes hacer, enfócate en las soluciones (no en los problemas), y libérate de angustia, lo que reforzará tu sensación de control y autoestima. Cuidando tus pensamientos y cuidarás de tu bienestar emocional.

HÁBITO #5 – ACCIONES DE INFLUENCIA: establecer los comportamientos adaptados que están en tu mano para protegerte a ti y a los tuyos y cumplir con tu responsabilidad social, te aportan, además de seguridad física, seguridad psicológica.

HÁBITO #6 – ACTOS QUE AYUDAN A LOS DEMÁS: ahora todos nos necesitamos aún más y tú puedes contribuir. No tiene por qué ser algo “enorme” porque en estos momentos, cualquier pequeña acción es muy valiosa para las personas. Por ejemplo, usar la mascarilla y mantener la distancia social, o regalar la ropa que ya no usas o no te gusta a las personas que más lo necesitan.

HÁBITO #7 – PENSAR EN LO QUE SÍ TIENES: cuando te venga un pensamiento sobre algo que hayas perdido (libertad, contacto con personas…), piensa en algo que sigas manteniendo o hayas ganado (por ejemplo, tiempo para ti). Te ayudará a cultivar una “mentalidad de abundancia”.

Ante la incertidumbre las personas buscamos información, y a veces nos quedamos “enganchados” a las noticias, aumentando la sensación de riesgo, nerviosismo, preocupación, ansiedad, etc. Tienes que liberar tu mente y dejarla descansar, en concreto EVITA EL PENSAMIENTO PESIMISTA. Es habitual que nos puedan venir pensamientos negativos sobre la situación o el futuro, y que las traducimos en frases como, por ejemplo, “¿Qué va a ser de mí si me echan del trabajo”, o “seguro que la empresa cierra”. Nadie conoce el futuro excepto Dios, pero hacer elucubraciones solo nos llenan de estrés y ansiedad, así que CUIDA TU DIÁLOGO INTERNO.

HÁBITO #8 – EVITAR LA SOBREEXPOSICIÓN A LA INFORMACIÓN: infórmate sólo 1 ó 2 veces al día y a través de medios fiables.

HÁBITO #9 – EVITAR HABLAR CONSTANTEMENTE DEL TEMA: así impides alimentar la preocupación, y por el contrario emplea afirmaciones positivas “den fuerza” en estos momentos.

HÁBITO #10 – ALIMENTATE BIEN, incluso existen alimentos para la depresión y la ansiedad, sino los conoces te invito a leer mi articulo sobre ellos, así evitaras en caer en atracones o comer sin hambre https://atomic-temporary-127928292.wpcomstaging.com/2020/04/16/alimentos-para-la-depresion-y-la-ansiedad/.

Recuerda que pequeños cambios provocan grandes resultados. Tu estado emocional ante las situaciones depende de ti. La fortaleza emocional se puede construir. Y recuerda que esta crisis sanitaria también pasará. Un abrazo de luz!

🦋 Si te ha gustado este contenido sígueme! 😊 Y si quieres conocer tu misión de vida y trabajar en tu crecimiento, no te pierdas de visitar los servicios que ofrezco para ti! 🙏🦋. Visita http://atomic-temporary-127928292.wpcomstaging.com/services/.

12 Comments

    1. spcr13

      Hola gracias por tu comentario. Es una lastima que emitas un juicio de valor tan rápidamente, pero te comento, yo si he pasado por estrés y ansiedad las cuales no son emociones sanas, y hay que trabajarlas. Pero lo que me ha inspirado a escribir este tipo de post, es porque tengo familiares, amigos y conocidos que están o han estado, en cuadros depresivos muy graves, y ya no solo por temas personales, sino por la pandemia y por la situación país (en este caso Venezuela). Generalmente las personas suelen dar la espalda a los países con crisis económicas, guerras, crisis humanitarias, porque quienes no lo han vivido le es difícil comprender lo que se sufre, y no pretendo que tu lo entiendas, pero al menos que sepas que mi intención es poner mi granito de arena a quien lea este post, y en algo puedan ayudarle mis líneas. Un saludo y bendiciones!

      Like

  1. Marina

    Digo, si una persona está FELIZ, No va a dar consejos a los demás. Y si no está FELIZ y no tiene orden en su propia vida, como los puede dar? Es un engaño

    Like

    1. spcr13

      Hola otra vez Marina, cómo estás? Te comento que mi felicidad depende Dios y de mi, y si, soy feliz. Es un proceso que empieza dentro de mí y que una vez experimentado hacia mi misma, puedo compartirlo con quienes me rodean. No hay otra manera. Pero sin entrar en definir los que es una persona feliz, porque la felicidad también es diferente para cada quién, lo que si es cierto es que lo mejor que puede hacer una persona, es dedicarse a mejorarse a sí mismo y luego ayudar a mejorar a su entorno, ayudar a los demás. Saludos y bendiciones!

      Like

    2. Anonymous

      Este punto de vista me dejó muy intrigada por qué piensas que una persona feliz no da consejos? Y por qué crees que estar triste es sinónimo de que no hay orden en la vida? Es solo curiosidad. Bendiciones.

      Like

    3. Luisa

      Este punto de vista me dio mucha curiosidad. Por qué piensas que una persona feliz no da consejos? Y porqué piensas que estar triste es sinónimo de no tener orden en la vida? Es solo curiosidad. Bendiciones.

      Like

  2. Luisa

    Este post me encantó por todo…. El detalle de las actividades me parece súper porque muchas personas ni sabemos por dónde empezar y esta es una guía muy buena para iniciar a trabajar en el manejo de los pensamientos negativos. Gracias por compartir tus conocimientos con todos son de muchaaaaaaaa ayuda. Dios te bendiga.

    Like

    1. spcr13

      Muchas gracias por tu opinión Luisa, esa es la intención, ayudar a dar esos primeros pasos hacia el camino de la sanación emocional, que nos ayudará a crecer personal como espiritualmente. Un abrazo de alas 🦋🤗 y bendiciones para ti también! ❤️

      Like

  3. Kim

    Me encantó este post. Aporta mucho a la realidad actual. En definitiva muchas personas pasamos o hemos pasado por momentos de ansiedad e incluso otras han llegado al nivel de estar depresivas por haber perdido empleo, terminado una relación, por contagiarse de la enfermedad o simplemente haber colapsado por tanto encierro y zozobra que ha generado esta pandemia. Por lo tanto, gracias por haber traducido tu experiencia y todo lo que percibes en tu alrededor en algo positivo porque este post suma y es lo que se supone debemos hacer en estos tiempos difíciles. La persona que dio un comentario que considero bastante negativo para el objetivo de este blog debería sencillamente no visitarte o simplemente crear su propio blog si considera puede hacerlo mejor y por supuesto buscando APORTAR a la situación actual de muchas personas. Visto como está el mundo si no vas a sumar es mejor apartarte pero NUNCA RESTAR. Felicidades y continúa dejando tu huella positiva.

    Like

    1. spcr13

      Muchas gracias Kim por tu comentario. De eso se trata de ir por la vida dejando huellas positivas, y si, hay mucha gente que ha sufrido a nivel mental y emocional por esta pandemia, no solo es contagiarse o un familiar, es perder un ser querido, su empleo, su negocio, o el extenuante encierro que hemos vividos. Un abrazo de alas 🦋🤗 y bendiciones para ti también! ❤️

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s