Reflexiones

El Ego

Durante nuestra vida podemos quedar atrapados en los sistemas del ego. Generalmente pocos nos tomamos el tiempo para comprender la percepción emocional de nuestro ser. Al desarrollar nuestra percepción emocional, podemos comprender las profundidades y las alturas que podemos alcanzar como humanos. Muchos de los desórdenes que se ven hoy en día son el resultado de un desequilibrio del cuerpo emocional. Por ejemplo, el desorden bipolar y esquizofrenia, como así también muchos otros desórdenes, literalmente tienen una vasta percepción dentro del mundo emocional.

La sanación emocional requiere el emplear un viaje de autoconocimiento para guiar tu propio sendero. La percepción emocional ofrece el mayor potencial para el crecimiento, dado que, al contrario de los otros cuerpos – el físico, mental y espiritual – el cuerpo emocional va hasta los extremos, si se quiere. Una vez que estamos conscientes de que podemos controlar nuestra postura emocional, podríamos controlar nuestro mundo, porque normalmente son las emociones las que crean el caos en nuestras vidas.

Como un ser humano, a veces nos sentimos separados del Creador debido a que tenemos una presencia física, pero esto es la percepción que tienes de ti mismo, por tu ser racional. Lo mismo ocurre con tu centro emocional, ocurre que pensamos que es algo separado, pero se encuentra en nosotros mismos, y cuando nos damos cuenta de esto entramos en un constante estado de crecimiento hacia la dirección deseada.

Cual es esa dirección? El control o la sanación del EGO. Cuando sanamos el ego, sanamos emocionalmente y eso es tu sendero hacia una vida en equilibrio. La sanación emocional es algo que todos debemos experimentar. Sin embargo, las emociones son una fuerza energética fluctuante, un día la energía está más elevada y más baja que al día siguiente.

¿Cómo puedes llegar a la sanación emocional? La sanación emocional es la voluntad de experimentar la plenitud de todas las posibilidades sin extremos. Para ello te contare la Parábola de la Manzana. Imaginen que alguien les entrega una hermosa manzana roja grande, brillando como nunca antes lo han visto, simplemente brillando en toda su belleza. Al sostener a esta hermosa manzana, ustedes ven uno de los regalos más preciados del Creador, dado que la misma proviene del árbol de la vida.      Sin embargo, la manzana sin morder deja demasiado espacio a la imaginación, porque cuando muerden la manzana y sienten como el jugo penetra a su boca, cuando la dulzura invade a las papilas gustativas, ustedes se darán cuenta de que hay tanto más en cuanto a esa manzana. Cuando retiran la manzana de sus labios y observan su corazón, se darán cuenta de que ese es el centro desde el cual creció la misma. A medida que miran más profundamente en el núcleo, pueden ver la belleza de las semillas que se hallan en el centro, y todo lo que es la manzana ha sido desplegado delante de ustedes.

En otras palabras, nunca dejen que la belleza de esa manzana sea tan lejana, por el contrario, deseen aventurarse y dense cuenta de que más allá de la belleza se halla la experiencia, y la experiencia es la totalidad de su empeño. No hay diferencia si es la experiencia visual de la manzana, o el sabor o aroma o el tacto; cada sentido forma parte de la experiencia. Noten que después que se han comido la manzana y que se ha ido totalmente, la memoria de la misma perdura para siempre. Así que no importa cual es tu próxima aventura, siempre deben fijarse en las cosas con la plenitud de lo que tú eres, así tu experiencia podrá ir más allá de sus expectativas.

Frecuentemente las emociones quedan estancadas, y creamos en bloqueos y dejamos de fluir con la fuerza vital. El fluir con la fuerza vital simplemente significa el que no tengamos bloqueos. Los bloqueos impiden el flujo de la fuerza vital; ya que los bloqueos son colocados por nosotros como un tipo de auto-protección para tapar un sentimiento. Por ejemplo, digamos que tuviste una relación que creyeron que era perfecta. Luego la otra persona simplemente te abandono. Existe la probabilidad de que coloques un bloqueo emocional en tu sistema el cual evitará que vayas demasiado profundo en la próxima relación. El dolor que atravesaste en tu última relación fue demasiado intenso, demasiado como para manejarlo, así que tienes que taparlo con la emoción. En una situación como esta, la emoción se manifiesta en forma de enfado. Así que, cuando las cosas van demasiado bien o comienzan a ir más allá del punto en el cual te sientes seguro, comienzas a agitarte o a enfadarte. El enojo es una emoción extrema.

Cuando te encuentras fuera del centro de la emoción, no sucede nada. La emoción que estás experimentando se halla en una forma casi estancada y literalmente crece por cuenta propia. Ni te acordaras el motivo por el cual pusiste el bloqueo ahí. Cuando reconoces a una de estas emociones extremas, ya sea que se trate de enojo, mareos, ganas de vomitar, o cualquiera que sea lo que sea que experimentas, párete ahí donde te encuentras, ve debajo de esa emoción y ve que encuentras. Allí descubrirás los que necesitas para remover ese bloqueo de tu sistema.

Adicionalmente, cuando estamos en un estado de emoción extrema, cuando tus emociones forman una ola de sentimientos negativos, tu cuerpo físico tiene que compensar eso. De lo contrario, la gran supresión de emociones, debilitara partes de tu cuerpo. De hecho es allí donde surgen las enfermedades emocionales, muy pronto estaré escribiendo un poquito más sobre ellas, mientras tanto te invito a leer mi post https://butterflyespirit.com/2020/03/15/enfermedades-emocionales/ .

Recuerda que cuando sanamos el ego, dejamos de considerarnos a nosotros mismos distintos de los demás y distintos de Dios, debido a la identificación con el cuerpo físico. Al sanar el ego, dejaremos de ver nuestra vida limitando nuestra existencia a nuestros 5 sentidos. Además, cada vez que uno comienza una sanación, ya sea si es física, mental, emocional o espiritual, empieza a crecer o emerger tu luz y la misma comienza a emanar más de su energía.

Cuando experimentamos una sanación emocional, esa sanación tocará a todo lo que los rodea hasta que se desvanece de su existencia. Mientras que estamos experimentando esa sanación emocional, cada uno de los que nos rodean la estará sintiendo debido a la energía que emitimos. Recuerda que “los sentimientos son el lenguaje del alma”. 

Ya para terminar deseo decirte que cuando sanamos el ego y realmente prestamos atención a nuestras emociones y las consideramos como una guía de nuestro ser superior, empiezas a conectar más con tu ser esencial – tu Ser Divino – y este se comunica a través de los sentimientos contigo; recuerda que el Padre Creador, es amor. Todos podemos sentir el amor del Creador sin tener que morir para ello. Mientras estamos encarnados aquí en la tierra, puedes sanar tu mundo emocional y permitirte experimentar la plenitud de todas tus posibilidades, alcanzando una vibración más elevada y descubriendo en tu interior el deseo del Creador de ser amor.

Finalmente, no quiero irme sin compartir contigo este escrito que encontré por pura casualidad y me encantó:

El ego nace a causa de una ruptura en la psique humana. La mente divide la identidad en dos partes que podríamos llamar “yo” y “mí” o “yo” y “yo mismo”. Por consiguiente, todo ego es esquizofrénico, para usar la palabra en su acepción popular de la doble personalidad. Vivimos con una imagen mental de nosotros mismos, un ser conceptual con el cual tenemos una relación. La vida misma termina siendo un concepto separado de nuestra esencia en el instante mismo en que hablamos de ella como “mi vida”. Tan pronto como decimos o pensamos en términos de “mi vida” y creemos en lo que decimos (en lugar de ver la expresión como una convención lingüística), habremos entrado en el ámbito de lo ilusorio. De existir “mi vida”, inmediatamente se desprende que Yo y mi vida somos dos cosas distintas, de tal manera que también puedo perder mi vida, mi tesoro imaginario más preciado. La muerte se convierte en una realidad aparente y en una amenaza. Las palabras y los conceptos dividen la vida en segmentos separados carentes de realidad en sí mismos. Podríamos incluso decir que la noción de “mi vida” es el delirio original de la separación, la fuente del ego. Si yo y la vida somos dos, si estoy separado de la vida, entonces estoy separado de todas las cosas, de todos los seres, de todas las personas. ¿Pero cómo podría estar separado de la vida? ¿Cuál “Yo” podría existir separado de la vida, separado del Ser? Es completamente imposible. Por consiguiente, “mi vida” no puede existir y no tengo una vida. Soy la vida. Yo y la vida somos uno. No puede ser de otra manera. ¿Entonces cómo podría perder mi vida? ¿Cómo podría perder algo que no poseo? ¿Cómo podría perder algo que Yo Soy? Es imposible.

Eckhart Tolle

Usa los botones abajo para compartir con tus amigos en las redes sociales! Un abrazo de alas !🦋.

Leave a Reply

%d bloggers like this: